Fórmula E para el 2020: descubre cómo funcionan estos autos en la innovadora carrera

El 3 de febrero de 2018, la capital de nuestro país fue –por primera vez- sede de la ABB FIA Formula E. Y a pesar de haber estado en los ojos del mundo, no estuvo exenta de polémicas por parte de los vecinos de la Plaza Baquedano, lugar escogido para realizar la carrera. 

Sin embargo, en enero de este año, el panorama cambió. Por segunda vez, Santiago fue escogido como sede para recibir a las famosas escuderías con sus monoplazas eléctricos, esta vez en el Parque O’Higgins. Y en enero de 2020, la escena se repetirá por tercera vez consecutiva. Mucha tecnología en una innovadora carrera como lo es la Formula E en Chile, pero ¿cómo funcionan, realmente, estos autos eléctricos? 

En esta carrera, los monoplazas que se utilizan están técnicamente regulados para que exista un equilibrio entre la habilidad de cada piloto y la tecnología que los acompaña. De ahí que todos los autos de la Formula E sean similares en cuanto a diseño y aerodinámica. Así, es importante destacar que las baterías, los chasis (proporcionados por la marca Dallara) y los neumáticos de 18 pulgadas (proporcionados por la marca Michellin) son transversales en esta carrera. Sin embargo, su motor, caja de cambios y convertidor puede ser desarrollado por cada equipo de forma independiente. Las baterías llegan hasta los 200 kg de celdas de iones de litio, lo que entrega 28 kWh de energía. Su aceleración va de 0 a 100 km/hra en tan solo tres segundos y pueden alcanzar una velocidad cercana a los 225 km/hra. 

Así, la Formula E en Chile se transforma en un panorama que trae no tan solo lo último en tecnología para el mundo automotriz, sino que también, un tremendo ejemplo al cuidado del planeta al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero –al no tener tubos de escape- emitidas por los vehículos convencionales.

Autofin

Autofin

Ejecutivo virtual Autofin

Tags:

¿Qué estás esperando?

Cotiza ahora